lunes, 26 de octubre de 2009

Uso consciente de la energía de la llama violeta


Este es un comunicado interestelar, sobre el uso consciente de la luz rosa y la llama violeta; en vuestros corazones y en vuestro día a día. Para neutralizar las nuevas realidades, hasta un lugar donde vivir y ser respetados.


Nada fraguara si aun quedan rencores, dolor o cólera en vuestro interior. Por eso en este periodo hasta navidad es muy importante vaciar todo cuanto termina hoy.

Da igual, si aumentáis la vibración, lo que suceda desaparecerá, la causa la entenderéis luego. Como muchos de vosotros sabéis, al usar la luz violeta se producen en ocasiones, producen fracturas que resuelven las cosas, bien pues si trabajáis una esfera de luz rosa antes en vuestro corazón ascendido…


El corazón ascendido, es cuando el espacio de actividad de nuestro chacra del corazón, comprende o incluye en su actividad consciente, el plexo solar y el chacra de la garganta, actuando con coherencia, entre la palabra, la materialización y la emoción.


Evitando así cualquier fricción en el momento de la liberación, del patrón antiguo…


Como hacerlo, es sencillo:

Respirando hondo, tres veces visualizaremos, como se acerca a nosotros, una luz rosa, que desciende desde el universo a nuestros chacras superiores, hacia el c. corona, bajando hacia el chacra del corazón, donde se encontrara con otro rayo de luz rosa, simultaneo, que al mismo tiempo que desciende la luz del universo, visualizaremos también un rayo de luz rosa, proveniente de la tierra, que suba a encontrar, el chacra estrella de Gaia. Situado unos centímetros por debajo de los pies, el punto donde se unen todos los cuerpos energéticos con el prana, el chacra en común, un palmo por debajo de nuestros pies, por donde, entrara en nuestro prana. En ascendente hasta encontrase en el chacra del corazón, con la luz rosa, proveniente del universo.



Una vez los dos rayos, se hallan en el chacra del corazón, esta se ensancha en una esfera; en el interior de la cual, se despierta un punto de luz, que inicia un infinito, de luz rosa, en horizontal, reestructurando nuestra capacidad de dar y recibir, con respecto a este tema. Cuando haya dado tres vueltas, empezara uno en vertical, que se unirá en el núcleo; y que restaurara, la unión entre nuestro propósito de vida, y nuestro propósito de alma, que también dará tres o mas vueltas, empezando un tercer infinito que pase por el centro , cruzando la primera cruz, delante y detrás, en las direcciones, de las diagonales de un octaedro. Reflejo geométrico de la conciencia diamantina. Centrando el presente, sin condicionamientos de pasado, ni temores del futuro.



Una vez se configuren los tres, es muy posible que vibren, que rueden o que giren hasta explotar, en el sentido de expansión. Una honda rosada, horizontal.



En segundo lugar, después de la expansión, podemos visualizar como desciende una gran energía de color violáceo, o violeta iridiscente y a su vez también sube del núcleo de la tierra, nuevamente, y desde el corazón, se abre un abanico desde nuestro cuerpo, irradiando hacia el exterior, mientras decretamos el bien en esa situación. En algunos casos, si existe una gran implicación emocional, quienes así lo deseen, pueden añadir, un OM, en energía dorada o mantra, al irradiar la luz violeta.



Somos campos eléctricos y como tales deberemos trabajar más. Todos y cada uno de nosotros, posee a los innumerables herramientas para sellar ya el dolor. Ahora es el momento de curaros vosotros, por encima de cualquier cosa. De cerrar vidas pasadas y cansancio. Pensad que vuestros cuerpos están haciendo un grandísimo esfuerzo por salir adelante. Por vivir vuestra realidad cotidiana y el día a día. Por eso es muy importante que os permitáis dejar lo que os hace más densos y os aleja de la realidad. Debéis trasmutar de manera directa ya, esas situaciones del pasado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada